Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

Curso básico integral con laboratorio manual en blanco y negro. En la FADU, UBA.

curso básico integral de fotografíaDigital y analógica, con clases prácticas de laboratorio ByN

Dictados por: Roberto Camarra Duración: 16 clases
Frecuencia: 2 clases por semana de 3 hs.
Cupo mínimo: 10 personas
Inicio: lunes 4 de marzo de 2013

Días y Horarios del curso Básico:
CB1: Lunes y jueves de 15 a 18 horas
CB2: Lunes y jueves de 19 a 22 horas
CB3: Martes y viernes de 19 a 22 horas Valor del Curso:
(168) Alumnos y graduados FADU:
1 pago de $570 ó 2 pagos de $295
(167) No Alumnos:
1 pago de $1100 ó 2 pagos de $565 Incluye: Químicos y equipamiento de laboratorio. No incluye material
sensible (película y papel).


Inscripción en Ciudad Universitaria, pabellón III, secretaría de extensión, 4to piso.

talleres@robertocamarra.com

TRACEY EMIN con How It Feels y OSCAR MUÑOZ con Protografías. En el MALBA.

Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, Av Figueroa Alcorta 3415. Hasta el 25 de febrero.

Nuestra ruta

Nuestra ruta
Ahora que nos cocinamos a fuego lento en las noches porteñas mientras al mismo tiempo arrasamos los bosques nativos en el interior y envenenamos las montañas con ácidos para extraer oro y depredamos los mares, aquí y más allá, como si no estuviéramos conectados en el mismo barrio planetario, es acaso el relajado momento del final del verano para leer la desoladora novela de Cormac McCarthy, La Carretera.
A diferencia de la conocida versión de Hansel y Gretel de los Grimm, no hay padre que abandone a los hijos en el bosque por el hambre. En parte porque ya no hay bosques y además porque el padre decide alcanzar el final sobreviviendo con pánico y abrigando al hijo con la inconsciente esperanza de un ángel protector, en lo que queda de un futuro muerto. El padre lleva al pequeño en una terrible travesía por el asfalto interrumpido de la ruta ya que los árboles se desploman y no hay nada que crezca de la tierra y no hay animal para cazar ni pez para pescar, apenas los restos d…